+34 91 607 34 64 | teisa@teisa.es | Descargar Catálogo

¿Cómo cambian los colores la percepción de los espacios interiores?

¿Cómo cambian los colores la percepción de los espacios interiores?

La mayoría de nuestro tiempo, lo pasamos en espacios cerrados, ya sea en el trabajo o en casa. Estudios demuestran, que aproxidamente pasamos el 87% de nuestras vidas en interiores.

Los ambientes agradables influyen de forma positiva en el estado de ánimo y el bienestar de las personas, así como los lugares mal iluminados e incómodos pueden hacer que la vida sea más abrumadora y difícil. Es por eso que el detalle en el diseño de interiores es tan importante.

Cómo definición, lo primero que debemos aclarar en cuanto a la percepción de un espacio interior, es que los colores no están en las cosas, están en la luz. Entonces, el hecho de ver un objeto rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta o alguna combinación de éstos, es una cuestión de reflejo y absorción. Es decir, que las cosas las vemos así no porque son de esa tonalidad, sino porque rebotan ese color de la luz.

Al diseñar un interior, los arquitectos tienen el poder de alterar variables importantes, como la iluminación artificial, la luz natural, las proporciones y los materiales, influyendo directamente en la percepción del espacio.

Para proporcionar la experiencia espacial deseada, hay elementos que pueden cambiar la percepción del espacio sin mover un centímetro de pared. Esto se puede lograr a través de la pintura de las superficies, utilizando diferentes materiales o aplicando distintos revestimientos.

¿Cómo decidir los colores en el diseño de interiores?

Los colores más claros y fríos hacen que el espacio parezca más grande, mientras que los colores más oscuros hacen que parezcan más cerrados y pequeños a la vista. La disposición de los colores o texturas en un entorno cambian su perspectiva, haciendo que la habitación parezca más alta, más larga, más ancha o resaltando un elemento en particular.

Estos 3 factores se deben tener muy en cuenta a la hora de elegir los colores en el diseño de interiores:

  • Tamaño del lugar
  • Iluminación natural
  • Estilo que se desea proyectar

Algunas posibilidades para cambiar un entorno utilizando sólo colores y contrastes de materiales, son las siguientes:

1. Ampliar el espacio

Para crear una sensación de amplitud en un entorno, el mejor método es usar colores claros, que reflejarán la luz natural y harán que las superficies parezcan más grandes ante los ojos del observador.

2. Compactar el espacio

Cuando la idea es hacer que la habitación parezca más compacta, más pequeña y más acogedora, optar por colores más fuertes para las superficies de las paredes puede funcionar bien. Estos absorberán la mayor parte de la luz natural, dando una sensación ‘envolvente’ que puede ser beneficiosa para ciertas funciones.

3. Rebajar el techo

Bajar la altura del techo puede hacer que el espacio sea más agradable y proporcionar una sensación de intimidad o refugio. Al pintarlo de un color más oscuro que las paredes, o dejar expuesta la textura del material, dará la impresión de que el techo es más bajo de lo que realmente es.

4. Estirar el espacio

Existen espacios cuyos techos más bajos pueden propiciar una sensación de claustrofobia. Pintar las paredes en un color más oscuro y dejar el techo blanco nos hace percibir que el techo es más alto de lo que realmente es.

5. Aumentar el ancho del espacio

Pintar la pared posterior y el techo con un mismo color más oscuro, dejando las paredes laterales más claras, hará que el espacio parezca más ancho y espacioso. Esta es una técnica muy común en pasillos o habitaciones estrechas.

6. Estrechar el espacio

Pintar las dos paredes laterales opuestas en colores oscuros y dejar el fondo y el techo en colores claros hará que el espacio sea más estrecho para los ojos, mejorando la proporción de habitaciones con dimensiones desequilibradas.

7. Acortar el espacio

Si cuentas con un espacio muy grande y quieres que se perciba más pequeño y más íntimo, debes agregar tonos oscuros en la pared posterior, en contraste con los colores más claros en otros lugares.

8. Destacar una pared

Para resaltar una pared, se recomienda revestirla o pintarla de un color más claro en comparación con las demás superficies del espacio, dejándolas de un tono más oscuro. Esto hace que el ojo se sienta atraído hacia ella.

9. Acortar las paredes

Se debe aplicar un color o revestimiento más oscuro en la parte inferior de la pared.

Resulta fundamental entender que el color afecta las propiedades visuales de los objetos, por lo que incide en su geometría, en sus dimensiones y cambia la percepción de profundidad y espacio.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies